Seguidores

¡Sígueme en Twitter!

martes, 2 de junio de 2015

Fama

Iba a deciros que tengo suerte, pero la suerte es algo que se busca y no algo que se tiene. Supongo que simplemente fue un cúmulo de circunstancias lo que dio lugar a un resultado bastante sexy y apetecible.
He intentado escribir este relato tres veces y me he decantado por borrar el resto de borradores y empezar de nuevo, buscando esa suerte en mis letras que no es más que buscar cómo contaros a quién me follé sin daros pistas de quién fue, pero contando la historia tal cual pasó.
Odio las groupies, ya lo sabéis, yo no tengo ninguna película favorita, ni un libro favorito, menos aún soy seguidor de alguna persona perdiendo mi dignidad. El caso es que este relato tiene algo que ver con ello, tiene que ver con las muchas groupies que tiene esta persona y en cómo precisamente lo que no le gusta a quien más groupies tiene es que le digan todo lo que quiere escuchar.
Aunque no soy tan duro como parezco, en realidad yo lo hice sin querer, ya que no tenía ni puta idea de quién era, supongo que tengo que estar más pendiente del panorama adolescente español y de todo lo que ahí se cuece.
Dejad que antes de abandonar el tema de groupies os diga algo, pero no os lo toméis como dogma de fe, que al fin y al acabo soy tan superficial que sigo escribiendo "sólo" con tilde por pura estética, imaginad cómo lo soy en el resto.
A lo que iba, os puede gustar la música de un cantante, os puede gustar físicamente, incluso os puede atraer sexualmente tanto como cantando, pero por favor, nunca perdáis vuestra dignidad porque en ocasiones jamás vuelve. Por supuesto esto es perfectamente extrapolable a cualquier famoso de tres al cuarto que ahora sale en televisión o a cualquier actor venido a más por tener un buen físico o unos ojos de un color diferente al marrón. ¿Tú también eres de los que dice que los tienes color miel? Felicidades, ya compartes gilipollez conmigo.

¡No perdáis vuestra dignidad!


Era un día sin más, pero al final iba a ser un día que no iba a ser de menos. No estaba haciendo nada especialmente interesante, más que mirar la escayola en mi mano derecha que iba desde mis dedos hasta mi codo. Aún espero que el Real Madrid lea uno de mis muchos guiños y me invite a un partido por haberme roto una mano mientras celebraba el gol de Sergio Ramos en Lisboa, aunque os confieso que no estoy muy confiado en ello.
Llegó un e-mail a mi correo del blog y por cosas del destino lo leí nada más recibirlo, quienes me mandáis correos sabéis que esto no suele ser así, supongo que a veces las rubias tienen preferencia. ¿Rubia? Bueno, quién sabe, tendré que inventarme algo de vez en cuando y más en este relato a no ser que quiera ver mis huevos colgados en una pica en pleno centro de Madrid.

El correo era de una chica enumerando las virtudes de mi blog y en cómo le había servido para motivarse, incluso me ponía alguna que otra pega como que nunca releo mis relatos y por eso tengo algunas erratas o como que tengo muchos sin terminar. (Os prometo que otras cosas sí las termino).
Hasta aquí nada raro, una chica a la que le gusta mi blog y me da una crítica, pero la cosa fue fluyendo, se juntó en que estaba aburrido y en que por culpa de mi mano no podía usar el portátil, únicamente el móvil.
La veía muy segura de sí misma, a la vez que interesada en mí, hasta el punto en el que me decía que quería quedar conmigo y conocerme, eso sin haber visto una única foto de mí. Era bastante extraño, ya que generalmente para que una persona se lance a otra es porque confía mucho en sí misma y eso es porque generalmente le ha ido siempre bien, para colmo usaba su e-mail personal, por lo que yo decidí seguir su actitud y dejar de esconderme.
Ella me dio su WhatsApp, pero yo usé su número para llamarle directamente por teléfono, no tenía ganas de tener una conversación con una sola mano, me sentía estúpido y más aún usando sólo la izquierda.

Descolgó el teléfono.

- No sé por qué, pero me imaginaba algo así, me dijo.
- ¿Tienes estudiado mi comportamiento? Le pregunté entre risas.
- Más o menos, ten cuidado que puedo ser una groupie loca.
- Pero al menos estás buena, hay locas que valen para un rato, le dije.
- Me gusta tu voz, tienes una voz bonita, respondió.
- Buen corte de tema, aunque cortarme cuando claramente te digo que me gustas físicamente diciéndome que te gusta mi voz al final no sirve de mucho.
- Pero te vale de respuesta.
- ¿Eso también lo sabes por haberme estudiado?
- No, eso lo sé porque a nadie le gustan las cosas demasiado fáciles, pero sí que se vea la intención.
- ¿Y qué intención debería ver?
- Tú sabrás, pero yo veo la intención de un chico que me acaba de llamar por teléfono sin conocerme de nada, podrías echarme para atrás al pensar que eres demasiado fácil.
- Soy fácil con quien atrae a mi cerebro y a mi vista a partes iguales, así sé que si le gusto a esa persona no es por esa soberana gilipollez socialmente impuesta de que lo fácil no es atractivo.
- Yo aún no sé ni cómo eres, me dijo.


Aquí la conversación siguió, le despejé sus dudas en cuanto a mi físico y hablamos durante casi una hora, aquí fue cuando me di cuenta de quién era, pese a seguir sin conocer todo demasiado bien, por fin pude entender su actitud y para mi sorpresa también pude conocer lo que había dentro de esa pequeña cabeza, lo que me reportó una muy grata sorpresa, como siempre me pasa cuando conozco a alguien tan inteligente como apetecible a la vista.

Los días siguieron y las conversaciones cada vez subían más de tono, hasta el punto de que una vez me tuvo que colgar de lo cachonda que se estaba poniendo, yo no paraba de picarla diciéndole que si me volvía a leer un relato no se masturbara más, que se iba a desgastar, al final una cosa llevaba a la otra y ella acababa mordiéndose el labio mientras se resistía para no masturbarse mientras yo le decía guarradas referentes al blog y a lo que yo estaba seguro que ella hacía con él.
Al tiempo por motivos profesionales me dijo que tenía que venir a la ciudad en la que yo me encontraba, porque no, no estaba en Madrid, estaba curando mi mano en Cáceres.

Estaba nervioso, al fin y al cabo soy bastante curioso, por lo que indagué un poco sobre ella, aunque después me hice el despistado una vez nos conocimos.

La verdad es que me sorprendía la paciencia que tenía con sus fans, yo creo que jamás podría ser un personaje público, sería incapaz de tener siempre una sonrisa en la boca mientras aguantas gilipolleces y a niñas locas que centran su vida en ti.

Nos vimos.

He de reconocer que encajaba bastante con mis gustos en cuestión de físico, además de que su rollo con la ropa le daba un plus, iba a ser un día curioso. También es curioso que me haya dado por terminar este relato practicamente un año después de que sucediera.


- Quiero que sepas que nunca he hecho esto, me dijo en un tono serio y bastante convincente.
- Bueno, no creo que tengas la espinita clavada con muchos tuiteros que tienen un blog en el que escriben sus polvos, pero no te preocupes que no busco exclusividad, ya te lo dije.
- Pero ahora viéndote cara a cara es diferente, me siento extraña.
- No tenemos que hacer nada si no quieres, le dije.
- Quiero, pero me siento extraña, estoy en la habitación de un hotel con un desconocido con el que llevo hablando durante un tiempo, con el que me he abierto totalmente, quizá demasiado y dentro de pocas horas tengo [...]
- Ven, le dije mientras le agarraba la mano y hacía que se colocase sobre mí.
Ella se mordió el labio mientras sus piernas apretaban fuerte mi cuerpo y dejaba caer sus brazos sobre mis hombros.
- ¿Cuántos relatos has leído que empiezan así?
No me contestó, rió y giro la cabeza hacia un lado, sin parar de jugar con sus labios.
- No quiero ser una más y no quiero que me digas ahora que no lo soy, que con todas es diferente, nunca hice esto por nadie y quiero que de algún modo sea especial.

Me lancé a su boca y mis labios empezaron a jugar con los suyos tímidamente, como si tuviéramos todo el tiempo del mundo por delante. Poco a poco me fui separando de ella, a lo que ella me seguía con su boca para no parar de saborearme, hasta que eché la cabeza hacía atrás y...

- ¿Quieres algo especial? Pregunté mientras al hablar mis labios aún sabían a ella.
- Sí.
- ¿Cuánto tiempo tenemos?
- Unas tres horas, ¿serán suficientes? Me dijo entre risas.
- Túmbate.

Se tumbó en la cama.

lunes, 25 de mayo de 2015

Feminismo

No voy a ser esclavo de los significados del diccionario, por mucho que a veces me secuestren algunas palabras, porque al final el debate sería sobre si se debe llamar feminismo o deberíamos usar más palabra "igualdad", sin edulcorantes.

Curiosamente me han insultado bastantes veces por decir lo que pienso, pese a ir en contra de esa mayoría que algunas creen que es la culpable de todos sus problemas. Otras directamente creen que somos los hombres y probablemente a alguna no le falte razón, pero dejad que os de mi versión.
Quiero dejar claro que para mí el hombre no es superior a la mujer, creo que ambos sexos estamos igualados con nuestras pequeñas virtudes y nuestros grandes defectos, ya que por mucho que alguno os quiera vender otra cosa los hombres y mujeres no somos iguales, ni lo seremos. Esto no quiere decir que un sexo sea mejor que el otro, simplemente somos diferentes, igual que hay motos y coches, lo veo totalmente compatible.
Las mujeres sois muy infravaloradas en esta sociedad, nadie os va a negar lo contrario y quien lo haga, miente, pero también tenéis privilegios que los hombres no tenemos. ¿Recordáis lo de virtudes y defectos? Obviamente esos privilegios no suplen todas las carencias que tenéis y creo que debéis luchar por ellas, por la igualdad en el trabajo a altos niveles y por las críticas que recibís al usar vuestra sexualidad libremente, por ejemplo. Pero nosotros también tenemos nuestras carencias, a nivel bajo vosotras es más sencillo que consigáis un trabajo en una tienda de ropa o como azafata de cualquier cosa y supongo que veréis esta oración como una gran gilipollez en sí misma y es lo que quiero que veáis exactamente, ya que es una gilipollez enorme y por eso mismo no verás a muchos hombres hacer un drama por tener menos oportunidades para trabajar como dependiente en un Zara, aunque ese fuera el trabajo de su vida.
Extrapolando este ejemplo vosotras salís mucho más perjudicadas, en cuanto a temas de trabajo y creo que es bastante reprochable la actitud de esta sociedad. ¿El problema sabéis cuál es? Que no somos iguales, que la vida no es poner una puta balanza sobre a quién perjudican más, en la que vosotras saldríais victoriosas, la vida trata de luchar por vuestros derechos sin tener que señalar a los hombres como los culpables de todo, que uno ya se cansa de leer gilipolleces como que "orinar de pie es machismo, deberíais orinar sentados como nosotras". Por favor...

Todo esto viene a que hoy he criticado la actitud de algunas chicas con respecto a una foto en Twitter, una foto que constaba de una lista estúpida típica de revista, que espero ninguna compréis, sobre determinados aspectos que a los hombres no nos atraen de vosotras. En esa lista había cosas como que no nos gusta que tengáis bigote, barba, que no os depiléis y cosas absurdas como que tengáis el pelo de varios colores o que seáis escandalosas. Enumero estas dos últimas como estúpidas ya que las otras anteriores me parecen algo obvio, tan obvio como que a vosotras no os gustan los hombres con pelos en la espalda. Todo generalizando, porque cualquier persona con dos dedos de frente debería entender que una revista generaliza, no van a hacer una revista para una minoría o varias tiradas distintas para que todos encajemos en esos gustos ahí escritos.
Pero no, el problema no viene ahí, el problema viene porque según este grupo de chicas la lista en sí es un conjunto de normas para que seáis aptas y que es algo más allá de una lista, sino que es casi una obligación. Supongo que deberé entrar al BOE a ver si veo una nueva ley sobre que si no seguís punto por punto la dichosa lista de estupideces que vienen ahí escritas viene un policía y os pega un tiro.
A partir de aquí ha empezado a salir la vena victimista, la vena de que parece que todo es una conspiración para obligaros a depilaros. A mí me da igual o no que os depiléis, si una chica me gusta me va a gustar más allá de si tiene cuatro pelos en las piernas, pero sí es cierto que me atraen unas piernas suaves, no creo que nadie os esté obligando a nada y desde mi punto de vista juraría que la mayoría lo hacéis por vosotras mismas y no por el resto.
Ha llegado todo a un punto tan absurdo que no logro entender nada, lo curioso es que si esa lista aparece al revés, en una revista de hombres sobre detalles que a las mujeres no le gustan de nosotros creo que nadie se echaría las manos a la cabeza. Igualdad señoras y señores, que recuerdo cuando una empresa de maquinillas de afeitar hizo varios anuncios sobre que los hombres estábamos mejor sin barba y no recuerdo a nadie echarse las manos a la cabeza y menos aún pensar a que la sociedad nos estaba empujando a afeitarnos. Yo al menos no les hice ni puñetero caso, quizá ese sea el problema, que hay que ser lo suficientemente inteligente como para saber cuando algo es estúpido sin más, como la dichosa lista, y cuando algo tiene un trasfondo que intenta manipularnos, que en este caso no lo veo.

De verdad que apoyo que luchéis por todos vuestros derechos, yo mismo estuve en las marchas a favor del aborto en Madrid, pero hay cosas que me parecen totalmente estúpidas y que están creando un bando demasiado radical, lo peor es que cada vez más mujeres se unen a esa causa.
Hay cosas graves como Ana & Mía, ¿por qué no os ponéis a criticar eso y os dejáis de estúpidas listas que si no fuera por vosotras nadie pensaría nada extraño? Aunque bueno, ahora llegará la loca de turno a decirme que Ana & Mía es culpa de la sociedad y particularmente culpa de los hombres por fijarnos mucho en el físico y tal. ¿Le echamos la culpa a las mujeres de la vigorexia entonces?

Me parece un tema bastante serio como para frivolizar con gilipolleces como para llamar a alguien machista por invitar a una chica a un café en una biblioteca, como para decir que todo y todo es culpa de los hombres.
Así pues, para terminar: Buscad soluciones y no quién tiene la culpa, pero buscad soluciones de cosas serias y dejad de ser unas Drama Queens porque vais a perder más tiempo buscando las culpas y discutiendo que buscando soluciones, que es lo que realmente importa. No os gustan los hombres gordos, a nosotros no nos gustan las chicas con bigote. ¿Criticable? Desde mi punto de vista no, ten el pelo que quieras sobre los labios, pero no quieras gustar a todo el mundo porque esos detalles en concreto no le van a gustar a la gran mayoría de hombres.


Cerrando: No, yo no tengo la verdad absoluta y esta es mi versión.


Me podéis insultar en los comentarios, que estaré encantado de leeros para darme cada vez más cuenta de lo mucho que me gusta mi novia. También me podéis dejar vuestra opinión sin más.



Atentamente,
Un hombre, el enemigo.






sábado, 23 de mayo de 2015

Reproches

No paro de hacerme preguntas y odio cuando algunas no tienen respuesta. Quizá ahora ya no es el momento para hacerme estas preguntas, ya que ahora estoy feliz con quien estoy, pero también puede ser que sea precisamente por esto por lo que día tras día no pare de preguntarme: ¿Por qué?
¿Por qué, qué? Pues me gustaría saber por qué he perdido tanto el tiempo, por qué he perdido dos años de mi vida con alguien que sabía en lo más profundo de mí que para nada era compatible conmigo, me gustaría saber por qué cambié, me gustaría saber por qué aguanté tantas faltas de respeto, me gustaría saber muchas cosas que probablemente jamás tengan una sola respuesta.

Todo el mundo me dice que no debo comparar y es cierto, pero es imposible que cuando empiezas una nueva relación no la compares aunque sea un poco con la anterior, con Jara jamás tuve ningún problema y pese a no estar enamorado de ella no me arrepiento de todo lo que vivimos juntos, creo que ambos aprendimos muchísimo y fuimos bastante felices, pero también viéndolo todo ya desde la distancia creo que de algún modo al menos ella sí que era mi prototipo de chica, luego enamorarme de ella hizo el resto.

Con mi anterior relación no me pasa esto, y es verdad los correos que me mandáis preguntándome qué me hizo Marta para que no haya ninguna entrada en la que quede bien. Supongo que es todo lo hablado anteriormente, aunque suene duro con ella sí me arrepiento de haberla conocido, bajé la guardia hasta el punto de convertirme en una esponja que absorbía todos los problemas y como una esponja, me volví algo inerte e inanimado.
Desde luego que ella no tiene culpa directa de ellos, al fin y al cabo uno elige cómo afrontar la vida, da igual los problemas que le lleguen. A lo mejor no tengo tanta fuerza mental como creía o simplemente me adapté tanto a ella que me convertí en alguien depresivo, en alguien que no veía una luz al final del camino, ya que no veía ni el camino.
Pero sigo preguntándome lo mismo, sigo preguntándome: ¿Por qué?

En este año y pico desde que lo dejamos nunca he sido capaz de verlo, siempre le he tenido cariño y seguramente una parte de mí siempre se lo tenga, pero ahora que he conseguido conectar mi mente con otra chica me he dado cuenta que lo que yo creía que era una relación honesta, sincera y basada en la confianza, no tiene que ser como la que yo tuve. Para ser sincero no hace falta tener faltas de respeto con tu pareja, más que nada porque si quieres a tu pareja no tendrás esas faltas de respeto aún siendo sincero. La verdad es que es una situación incómoda, es como si me hubiese dado cuenta de que he perdido dos años de mi vida con la persona equivocada y lo peor es que pese a intentar convencerme de que no es así, todo apunta a lo contrario.

Me pregunto qué nos lleva a enamorarnos de alguien, para mí es algo que no puedo evitar, pese a haberme enamorado tres veces, es algo que no va con la persona, ya que he conocido chicas muy guapas e inteligentes, pero no he sido capaz de sentir nada. En este año y pico que he estado soltero sí que he intentado alejar a todas las personas que no veía compatibles conmigo. Puede ser una forma muy egoísta de ver la vida, pero tenía tanto miedo de tener una relación igual a la anterior que no me ha quedado más remedio que eso, no me ha quedado más remedio que inspeccionar a cada chica que he conocido hasta lo más profundo de su ser y expulsarla de mi vida al más mínimo error.
Puede ser una táctica un poco cobarde, pero la gente no cambia, meteros eso en la cabeza, si a ti te gusta viajar no empieces a tener citas con alguien que lo odia. Probablemente tras varias citas ella te diga que viajaría por ti, y creedme que no hay nada peor que eso, hacer algo por alguien. (Por supuesto lo de viajar es un ejemplo, hay cosas más graves).
Al final de esas personas con las que podrías intentar algo más sólo te quedan cinco compatibles, y de esas cinco es el destino el que ya elige que te enamores de una o puede que de ninguna, pero al menos sabes que te estás enamorado de la persona correcta, luego puede que salga bien o no, pero sois compatibles.

No os adaptéis, pero menos aún dejéis que vuestra pareja se adapte a vosotros, porque al final cuando pasen esos primeros meses en los que todo es de color de rosas y arcoiris de colores, al final de esos meses vuestra pareja volverá a ser la que era antes, simplemente se puso una máscara para atraerte, pero ahora que te tiene no la necesita y tú te quedarás sin viajar.

Comparaciones...

De verdad que no lo entiendo, supongo que no hay mayor error que considerarse inteligente y que nadie te va a engañar, que vas a ver las cosas tal y como son y que no te vas a dejar llevar por la subjetividad, porque luego te llevas una hostia a tu ego, orgullo y corazón de la que te cuesta año y pico recuperarte y empezar a caminar de nuevo.

Recordad algo, los polos opuestos se atraen, pero nosotros no somos imanes, somos personas y como tales tenemos que buscar alguien que comparta nuestros gustos, que disfrute con nuestros planes a las cinco primeras semanas de relación igual que a los cinco años, que eso es lo difícil y donde posiblemente tu pareja ya no quiera adaptarse porque sabe que te tiene seguro.
Puedes elegir quedarte con la frase hecha sobre que los polos opuestos se atraen, pero dejad que yo elija dos polos iguales que se repelan, que así hay que hacer más fuerza para juntarnos.


...y es que para mí una relación es eso, dos polos iguales que se repelen y que para juntarlos tienes que estar atento y hacer fuerza constantemente.
Porque eso es una relación: Igualdad, fuerza y constancia.




PD: No hace falta decir que le deseo lo mejor a Marta y que ojalá encuentre a alguien compatible con ella si aún no lo ha hecho, porque igual que ella no fue compatible conmigo sé que yo tampoco fui compatible con ella.
PD2: Me gustaría saber si alguno de vosotros ha tenido una relación como la mía y su punto de vista, me refiero a una relación que hasta pasado un tiempo no te das cuenta de todas las estupideces que permitiste y que hasta tú mismo hiciste y cómo lograsteis daros cuenta. Podéis dejarlo en los comentarios, estaré encantado de leeros y así nutrir mi ego y orgullo al darme cuenta de que no soy el único.



--Hero

sábado, 16 de mayo de 2015

Atropellado

¿A la tercera va la vencida?

Para mí el amor no es ese tren que esperas y que una vez pasa lo pierdes, para mí el amor es ese tren que atropella, quizá porque le espero como un loco en medio de las vías y quizá esa es la gracia, tener el valor de dejarte atropellar.
Me han atropellado, por fin un tren ha sido capaz de pasar por encima de mí, se ha negado a frenar y me ha roto todos y cada uno de mis huesos. Y dejad que os diga algo, menudo tren.

... y es que contigo no logro ver Madrid.
Supongo que es fácil hablar de ti, hablar de cómo curiosamente si yo tuviese tus dotes para dibujar te hubiese dibujado tal cual eres, de cómo pese a estar en un mirador con Madrid de fondo yo sólo sea capaz de verte a ti y olvidarme por un momento de Madrid, tu Madrid, nuestro Madrid.

Debo reconocer que tengo suerte en el amor, y aunque no crea en la suerte no sé a qué otra cosa echarle la culpa de lo terriblemente listo que es mi corazón a la hora de elegir mujer. He pasado más de un año pensando que ya no me volvería a enamorar, que aún lo estaba, cuando lo que en realidad me ocurría es que aún no había encontrado a ese alguien especial. Supongo que es lo que os pasa a muchos, habéis dejado una relación y pensáis que ahora nada será lo mismo, encontráis a gente totalmente compatible con vosotros y aún así os falta ese punto de chispa que vuestra ex pareja sí os daba.

Con el tiempo todo llega, aunque no lo busques, porque si sois como yo y os quedáis tirados en las vías, pronto llegará un tren que no pare y os deje todo el cuerpo destrozado. Eso sí, aseguraos de poneros en las vías del AVE y no en las del cercanías, por eso de encontrar un tren con algo de clase y no uno lleno de grafitis.

He pasado mucho tiempo sonriendo por mí porque nadie me hacía sonreir, apostando por mí porque no tenía ganas de apostar por nadie, siendo mi propio desastre y el de nadie más. Es hora de apostar por alguien más a parte de ese moreno que me devuelve todas las sonrisas frente al espejo.

Es fácil enamorarse en Madrid, es fácil enamorarse de una madrileña, de una gata. Aunque su mérito tiene que sea ella y no ninguna otra de las muchas que hay, es fácil que me haya enamorado tres veces en mi vida y que una de ellas sea ella.
Podría enumerar sus miles de virtudes, explicaros que aún busco un fallo y que aún no lo encuentro, pero no es única, he encontrado chicas con miles de virtudes que no me han llenado como lo ha hecho ella.

Porque es de esas personas con las que si tu vaso está medio lleno, ella te lo llena. Porque es de esas personas con la que no existen los silencios incómodos. Porque es de las que te enseña que se puede soñar con los ojos abiertos. Porque es de esas que disfrutas con la compañía y no yendo al hotel más caro de la ciudad. Porque es un pequeño gran desastre. Porque con sus 170 y pico centímetros no necesita unos tacones para estar a la altura, ella ya sabe que lo está. Porque es preciosa hasta cuando se saca ese mechón de pelo color azabache que le molesta en su boca. ¿Y qué decir de su boca? Pero también de su cuello, su pelo, su culo, sus piernas, sus tetas...

Supongo que simplemente es una de esas que te enseña que el amor es cosa de locos, de dos locos que no quieren buscar ni un sólo punto de cordura.

Simplemente es una de esas que te hacen estar con ella como si la conocieses de toda la vida.
Simplemente es una de esas con la que no existen distancias.
Simplemente es una de esas con la cabeza sobre los hombros.
Sumplemente es una de esas que pueden enamorarte con su físico, pero eligen enamorarte con su mente.
Simplemente es una de esas... que te consiguen.



Cuando todo está perdido, cuando crees que nadie más va a lograr entrar en ese pequeño rinconcito de ti donde están la confianza ciega y el amor, cuando crees que la última persona que dejaste entrar te dejó tan destrozada la puerta al salir, cuando crees que jamás volverás a sentir lo mismo...
Es cuando te das cuenta de que nunca más volveras a sentir lo mismo, al contrario, las sensaciones serán superiores.
Aguanta, no está todo perdido, te va a llegar el tren, tu tren, y te va a gustar tanto que por un momento vas a pensar que en realidad fue un avión y que ahora vuelas, pero no tengas miedo que esta vez no caerás.



Ya no soy capaz de ver Madrid cuando te miro a ti,
y eso es porque has conseguido algo que no atrevió nadie,
estar delante.




¡Eh, tú!
¡Sí, tú!
¡Leéme bien!
¡HASTA LAS PESTAÑAS!







--Hero

viernes, 17 de abril de 2015

Descartes

Después me preguntaréis por Twitter por qué no enseño la cara en público, me imagino a la amiga de alguna de las que aparecen aquí descubriendo que fui yo el que se folló a su amiga y lo único que podría hacer es irme a las Bahamas y olvidarme de todo esto.
Aunque quién sabe, quizá hasta les gusta el rollo, no sería la primera que llora de emoción al leerse en una entrada, pese a ser mencionada por más cosas negativas que positivas.


Me encontraba en un buen momento, pero no contaba con que ella lo mejorara, no contaba con que después de tanto tiempo ella volviera a hablarme para saber qué tal estaba. Llamémosla M, la gran M de Sevilla

Siempre me he pseudoarrepentido porque cuando tengo pareja pierdo a muchas amigas, y digo pseudoarrepentido porque no puedo arrepentirme de ser fiel a mi pareja y dejar de tontear con otras, pero sí de perder a gente interesante por ello. ¿Qué queréis que os diga? Si tengo pareja es para follármela a ella, no necesito a ninguna otra.
El caso es que vuestro orgullo no sabe valorar muy bien eso, aunque vosotras os los perdéis si os vuelvo a hablar y aún sigue activo en vosotras semejante tontería.
Pero tú no, tú cambiaste, aunque fuera por un rato.

La verdad es que no sé muy bien qué es lo que buscaba, quizá aún estaba en la época esa en la que tenía la estúpida idea de que nadie superaría a mi ex y creía que follándomela a ella volvería de nuevo a la realidad, el caso es que acabé en Sevilla y en su casa.

Es curioso, ya que en la mayoría de relatos me doy cuenta de quién fue un simple desahogo o quién me llenó más allá de sus gemidos. Juzgad vosotros quién es qué, que el porqué ya me lo guardo yo.


- ¿Tienes vecinos? Pregunté mientras ambos entrábamos en su casa.
- Están todos fuera, ¿por qué?
- No quisiera encontrármelos en el ascensor y que alguno me pregunte si yo soy ese famoso nombre que has estado chillando todo el día, le respondí.
- La casa está insonorizada, no te preocupes. Me dijo mientras me guiñaba un ojo.
- Habrá que ponerlo a prueba, ¿no?
- ¿Eso es lo que le dices a todas? Me preguntó esbozando una sonrisa burlona.
- Sólo las primeras frases sobre gritar mi nombre, con el resto estoy improvisando, le respondí mientras le sacaba la lengua.
- No me saques así la lengua, que me la quedo.
- Ven por ella, valiente, le dije mientras volvía a sacar la lengua.

Se acercó a mí y por fin después de más de una hora de indirectas camino a su casa, conectamos. El beso empezó suave, pero a penas unos segundos después ya nos estábamos devorando la boca, mis manos le estrujaban el culo y lo apretaban contra mí y mi polla se empezaba a poner dura.
La cogí en brazos y le empuje su cabeza hacia un lado, apartándole el pelo del cuello me lancé a devorárselo, a lamerlo, a arañarlo con mis dientes.
Me hizo sentarme en un sofá y ella se colocó encima, me miró y apartándose el pelo a un lado me empezó a comer la boca, mis manos fueron a su culo y se lo estrujaron mientras lo apretaba contra mí.
Se dio la vuelta y empezó a frotar su espalda contra mi pecho, colocando la cabeza sobre mi hombro, rozando su cara con la mía, mientras su culo se apretaba más y más contra mi polla.
Le coloqué ambas manos en la cintura mientras se retorcía sobre mí, a lo que rápidamente ella me las agarró y me las colocó en sus tetas, yo se las estrujé y se las empecé a apretar.

Estaba muy empalmado, con ganas de follármela muy duro y ella no paraba de moverse y de apretar su culo contra mi polla.


--Hero